viernes, 24 de octubre de 2014

Sevilla se levanta contra el ruido

Sevilla / Plataforma Sevilla degradada


Día 24/10/2014 - 06.37h

Vecinos de varios barrios se están organizando para conseguir que se respete su derecho al descanso

La Alameda, La Alfalfa, la zona de la estación de Córdoba, Enladrillada, Sevilla-Este, San Pablo-Santa Justa, El Arenal, Los Remedios, Triana, Nervión, el Prado de San Sebastián, La Buhaira, Santa Clara, Amor de Dios, Barrio de San Cruz, y calle San Fernando.
Los vecinos de esas zonas están organizando un frente común contra el ruido para crear la plataforma «Sevilla Degradada» y están preparando una denuncia ante el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo, según la abogada Emilia de la Serna, portavoz de la «Plataforma por el Descanso Sevilla sin Ruidos».
«La actitud del Ayuntamiento es de inactividad, dejación de funciones y dejación del deber de auxilio. No se aplican las sanciones del art. 3 de la Ley de Potestades a los locales, los cuales incumplen la ley al permitir el consumo de alcohol: fuera de horario, de pie , o en veladores sin licencia. Eso ocurre impunemente en toda Sevilla, para empezar en El Salvador y en todas las calles estrechas».
Asegura que el «Ayuntamiento ha garantizado la impunidad de quién incumple» y relata que los inspectores no pueden salir ni en fin de semana , ni después de las 2 de la tarde, «no se inspecciona el ocio nocturno, ni veladores y sólo dos policías la noche del viernes y sábado: podrán hacer 6 ó 7 denuncias por noche que se pierden o duermen el sueño de los justos».
«Los expedientes —sigue— no se abren y si se abren, como mucho se apercibe al incumplidor con una posible sanción si vuelve a incumplir. Si se sigue denunciando, con mucha suerte ponen una sanción irrisoria». Denuncia también que los vecinos no tienen un teléfono directo con la Policía, que «el 112 no funciona» y que, por citar un ejemplo, una vecina de Carretera de Carmona ha tenido que malvender su casa a menos de un tercio de su valor, actual porque hay decenas de veladores bajo su ventana y locales sin licencia. Ahora ella está en los tribunales y el Ayuntamiento sin actuar.
También señala que la «la protección a ultranza de quién contamina llega a poner un servicio de limpieza de Lipasam para los bares, a la 1,2 y 3 de la mañana y más. El propio ayuntamiento incumple al poner en la calle maquinaria que supera los 90 decibelios, cuando no se pueden superar los 45, con absoluto desprecio por los vecinos. Incluso Lipasam limpia los parques durante dos horas con sopladoras.
«Quien tiene veladores o botellón o locales con aglomeraciones en la puerta está condenado a no vivir y el Ayuntamiento puede y tiene que actuar, contra los que hacen botellón , contra los veladores, contra las aglomeraciones y contra los locales», termina Emilia de la Serna.

1 comentario:

  1. waaawww,sin comentarios...suerte compañeros.

    ResponderEliminar